POLLO BROASTER CASERO

El pollo broaster es un plato popular en muchos lugares del mundo, especialmente en América Latina y Estados Unidos. Se caracteriza por ser pollo frito crujiente por fuera y tierno por dentro, con un sabor delicioso y aderezos únicos.

La técnica de cocción del pollo broaster implica una combinación de freír y presurizar, lo que ayuda a que el pollo conserve su jugosidad mientras se cocina rápidamente y se logra una textura crujiente en la piel.

Los restaurantes y establecimientos de comida rápida suelen ofrecer pollo broaster como una opción popular en sus menús, a menudo acompañado de papas fritas, ensaladas o salsas especiales. Este plato se ha convertido en una opción conveniente y sabrosa para aquellos que buscan una comida rápida y deliciosa.

La popularidad del pollo broaster ha llevado a la expansión de franquicias especializadas en su preparación, ofreciendo una amplia variedad de opciones y sabores para satisfacer los gustos de los clientes. En resumen, el pollo broaster es un plato frito que combina sabores intensos, texturas crujientes y tiernas, convirtiéndolo en una opción apetecible tanto para comidas rápidas como para ocasiones especiales.

Aquí tienes una receta básica para preparar pollo broaster en casa:

Ingredientes:

1 pollo entero cortado en piezas (o las piezas de pollo que prefieras)
2 tazas de harina de trigo
2 cucharaditas de sal
2 cucharaditas de pimienta negra molida
2 cucharaditas de paprika
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de cebolla en polvo
1 cucharadita de tomillo seco
1 cucharadita de orégano seco
2 huevos
1/4 de taza de leche
Aceite vegetal para freír
Instrucciones:

En un tazón grande, mezcla la harina, la sal, la pimienta, la paprika, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el tomillo y el orégano. Esta mezcla será la base para el empanizado del pollo.

En otro tazón, bate los huevos junto con la leche hasta que estén bien combinados.

Toma cada pieza de pollo y sumérgela primero en la mezcla de harina, asegurándote de que esté bien cubierta. Luego, sumérgela en la mezcla de huevo y leche.

Repite el proceso de empanizado, pasando nuevamente las piezas de pollo por la mezcla de harina y luego por la mezcla de huevo y leche. Esto ayudará a que el pollo tenga una capa más gruesa y crujiente.

Calienta suficiente aceite vegetal en una olla grande o en una freidora a una temperatura de aproximadamente 175-180°C (350-375°F).

Fríe las piezas de pollo empanizadas en lotes, asegurándote de no sobrecargar la olla. Cocina cada pieza durante unos 12-15 minutos, o hasta que estén doradas y cocidas por dentro.

Retira el pollo del aceite y colócalo sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Sirve caliente y disfruta tu pollo broaster casero con tus acompañamientos favoritos, como papas fritas, ensalada o salsas.