Una cucharada es suficiente para devolver la vida a todas las plantas marchitas de su jardín.

Las plantas decoran y embellecen tanto el interior como el exterior del hogar. Pero a menudo pasan por momentos difíciles y pierden su vitalidad con hojas marchitas.

Afortunadamente, existe un remedio natural que puede devolver la vida a estas plantas moribundas. He aquí de qué se trata.

¿Cómo preparar un abono natural de aloe vera?

¿Quieres devolver la vida a tus plantas moribundas en un abrir y cerrar de ojos? Tienes que preparar enseguida este abono natural de aloe vera.

Para ello, corta una hoja de aloe vera y divídela en varios trozos. A continuación, mételos en la batidora con 1 cucharada de azúcar para facilitar la absorción del agua. A continuación, añade 2 litros de agua y tritura para crear tu abono natural. Pasa la mezcla por un colador y vierte la solución resultante en otro recipiente.

A continuación, coge un poco de musgo y colócalo en la maceta sobre la tierra para macetas, de modo que la planta pueda retener la humedad para crear un entorno que favorezca su crecimiento.

A continuación, vierte encima el abono a base de aloe vera y déjalo reposar durante una hora para que el musgo pueda absorber la solución líquida. Transcurrido este tiempo, coloca la planta en un lugar fresco y alejado de la luz solar directa.

Riega la planta cada 3 días con un pulverizador, pero evita regar en exceso. El abono líquido ayudará a la planta a desarrollar nuevas hojas y raíces.

¿Por qué este abono natural devuelve la vida a las plantas marchitas?

Si este remedio funciona en plantas moribundas, es principalmente gracias a las poderosas propiedades del aloe vera. El aloe vera es una fuente inagotable de nutrientes esenciales que son inestimables para la regeneración de las plantas.

El calcio, el magnesio y el fósforo, por ejemplo, contribuyen al crecimiento de las raíces y a la conservación de las hojas sanas. El aloe vera también contiene ácido salicílico, que es un tipo de agente antibacteriano y antiinflamatorio que protege a la planta de las infecciones.

Además, este abono natural no supone ningún peligro para el medio ambiente ni para la salud, a diferencia de los abonos químicos, llenos de sustancias nocivas que no hacen más que contaminar el medio ambiente.