¿Qué son las miodesopsias?

Los flotadores, además populares como miodesopsias o cuerpos flotantes, son manchas o filamentos que tienen la posibilidad de parecerse a telarañas o puntos suspendidos en el campo visual.

La enorme mayoría de la gente tienen esta condición y no descubren de ella, dado que son visibles solo en algunas condiciones de iluminación.

Los flotadores son causados por opacidades en el humor vítreo, una sustancia viscosa que llena el globo ocular y proyecta sombras en la retina.

Más allá de que los flotadores son recurrentes y por lo general no son un inconveniente grave, en algunas ocasiones tienen la posibilidad de ser una señal de un inconveniente ocular subyacente.

Si nota un incremento repentino de los flotadores, destellos de luz o pérdida de perspectiva, debe averiguar a un oftalmólogo para descartar algún inconveniente ocular grave.

Causas Envejecimiento natural del ojo y el cuerpo vítreo, que puede ocasionar cambios en su rigidez y composición, provocando opacidades o pequeñas fibras que flotan en el interior del globo ocular.

Miopía alta, que incrementa el peligro de tener miodesopsias. Lesiones oculares, como traumatismos o inflamaciones, que tienen la posibilidad de perjudicar la composición del cuerpo vítreo y crear miodesopsias.

Cirugía de cataratas o de vitrectomía, donde se quita el cuerpo vítreo y se reemplaza por un líquido artificial, lo que puede incrementar el peligro de tener miodesopsias.

Anomalías de la salud oculares, como desprendimiento de retina, retinopatía diabética o inflamaciones de la retina o la úvea, que tienen la posibilidad de crear miodesopsias como síntoma secundario.

¿Tienen efectos negativos? En la mayoría de los casos, las miodesopsias se consideran una condición habitual e inofensiva que no interfiere la perspectiva de forma importante.

Si son ocasionadas por la edad y no causan afecciones, posiblemente no requieran régimen.

¿En qué instante debo preocuparme? Hay casos en las que puede ser primordial buscar asistencia médica relacionada con las miodesopsias, aunque por lo general no causan pérdida de perspectiva ni están similares con enfermedades.

Si los flotadores son tan densos que causan perspectiva borrosa, es considerable buscar atención médica.

Además, se sugiere no perseguir los flotadores con la mirada ni intentar enfocarlos para aprender a convivir con ellos.

También importa asistir al médico si se muestran súbitamente o si hay destellos de luz. Posiblemente el médico haga un examen de fondo de ojo para descartar patologías o lesiones graves en la retina.

El pronóstico de las miodesopsias es dependiente del tamaño y la edad de los flotadores.

Los últimos tienen la posibilidad de reabsorberse, pero los más antiguos tienen la posibilidad de soportar.