El té para inflamación de garganta, infecciones de las fosas nasales y gripe.

El orégano es parte de la familia de la menta. A menudo se utiliza en platos italianos para añadir sabor.

Las hojas contienen más de 40 compuestos medicinales diferentes, muchos de los cuales son antioxidantes que trabajan para proteger las células de los radicales libres. También se ha encontrado que el orégano tiene propiedades antisépticas que ayudan a retardar el crecimiento de microorganismos que pueden dañar el cuerpo.

Si se siente enfermo o simplemente quiere dar a su cuerpo un poderoso impulso antioxidante, el té de orégano es el brebaje natural perfecto. Está lleno de antioxidantes, antisépticos y antivirales que pueden poner su sistema inmunológico en marcha y ayudar a que su salud. Este té puede utilizarse para:

Resfriados y tos
Inflamación de la garganta
Congestión nasal
Dolores de cabeza
inflamación de los ganglios
Gripe
Infecciones del oído
Infecciones de senos paranasales
Indigestión
Acidez
Dolor menstrual
Problemas urinarios
Estreñimiento
Parásitos
Fatiga
Dolor de espalda

¿Cómo hacer su propio té de orégano?
Puede hacer té de orégano de hojas frescas o secas, y lo mejor de todo es que es super simple. Todo lo que necesita es un poco de orégano y un poco de agua. ¡Aquí está cómo hacerlo en casa!

Ingredientes con hoja frescas
2 tazas de agua
1 cucharada y media de hojas frescas de orégano
Preparación del té de orégano de hojas fresca
Pon 2 tazas de agua a hervir
Picar las hojas de orégano y colocarlas en dos tazas
Verter el agua sobre las hojas de orégano y en las tazas
Deje reposar durante unos 5-10 minutos antes de beber
Ingredientes con hoja secas
2 tazas de agua
1 cucharada de orégano seco
Preparación del té de orégano de hojas secas
Poner 2 tazas de agua a hervir
Dividir el orégano seco en 2 tazas
Verter el agua sobre las hojas y en las tazas
Dejar reposar durante unos minutos antes de beber

Nota: Este sitio es sobre remedios caseros. Estos no sustituyen a un especialista. Consulte siempre a su médico.