Pobre pequeño de 5 años ocurrió en Santander

La madre está destrozada tras la pérdida de uno de sus hijos que ayer, sobre las 11:00 de la mañana, fue atacado por pitbulls en el norte de Bucaramanga, Santander, Colombia, no hay palabras que puedan aliviar al menos el dolor de la madre.

Sucedió en pleno centro de la ciudad, cerca de la zona de El Cable, el sector del Café Madrid.

Según los relatos familiares, el niño de 5 años se fue de casa y estaba siendo cuidado por su tía mientras su madre trabajaba. Fueron a recoger limones. Pero poco a poco, los inocentes se fueron. Se cree que decidió volver a su casa, a unos 100 metros de donde se encontraba.

De repente, oyeron ladrar a una manada de perros. Parecían perros furiosos. Nunca hubo gritos, ni llantos, ni palabras de auxilio, solo se escuchaba el dolor del niño.

Una persona vio que los perros furiosos estaban «destruyendo» el cuerpo del niño. Una mujer que vio la acción intentó ahuyentarlos y corrió a pedir ayuda.

Cuando llegaron, encontraron al niño sin vida, tirado en el suelo. El perro terminó su corta vida después de atacar sin piedad su cara, cuello, orejas y entrepierna.

No había nada por hacer, perdió la vida en el acto. La noticia de la tragedia fue difundido rápidamente, ¡los familiares buscan justicia!.

«¡Mamá, ven rápido, los perros ASES❙N₳R0N al niño!» fueron las palabras que la abuela de la víctima escuchó por teléfono.

«Cuando llegué, los policías ya estaban allí y no me dejaron verlo. Los perros que atacaron a mi nieto andan sueltos por este monte», dijo la mujer.

El peligro que generan estos perros de raza peligrosa sueltos por la zona ya habían sido denunciado por vecinos de esa zona y los familiares del menor aseguraron haber denunciado lo mismo.

«Ya lo habíamos puesto en conocimiento de las autoridades, porque a ese hombre (dueño del pit bull), uno hace un denuncia y lo que hace es amenazar. Presentamos la denuncia ante las autoridades, incluso tengo una demanda por eso», dijo la abuela.

En la zona de ese lugar, estos perros son temidos por todos «para que la gente suba o baje, hay que gritar para que el dueño los guarde, porque esto es un peligro».

«Necesito vuestra ayuda para que esto no quede impune. Pido que se haga justicia, que pague por esta deceso, no es justo que este señor haga lo que quiera con la comunidad y nadie diga nada, ya tiene varias denuncias», señalaron en esta redacción.

El niño, según familiares, era muy cariñoso, «ayer vine y estaba todo feliz, cuando nos despedimos me abrazó, era un niño muy cariñoso», dijo la madre de la madre de la víctima.

El dueño de los perros fue trasladado a la comisaría del Norte para dar su versión de lo sucedido y determinar si efectivamente existen denuncias contra él.

Ahora, con el fin de ‘capturar’ a los caninos y llevarlos a Bienestar Animal, miembros de la Secretaría de Salud realizaron un registro en toda la zona.

Los perros vagaban libremente en áreas boscosas al cierre de esta edición, no habían podido atraparlos.